lunes, 23 de noviembre de 2015

Evan Johns & the H-Bombs (Washington D.C., 1979 - 1998)

Nacido en el pequeño pueblo de McLean (Virginia) en 1956, Evan Johns fue desde niño un enamorado de la música sureña, sobre todo el rockabilly y el rhythm & blues, aprendiendo a tocar la guitarra ya en su adolescencia. Decidido a dedicarse a la música cruzó a la cercana capital de su país y empezó a tocar en clubs desde 1974, pero el panorama rocker todavía era casi inexistente allí, por lo que en seguida trabó gran amistad con los pocos que, como él, eran unos enamorados de la buena música de los años 50. Entre ellos estaba Danny Gatton, luego célebre guitarrista, con el que colaboró en su álbum "Redneck jazz" (1978), escribiéndole tres canciones. No mucho después fundó su propia banda de neo-rockabilly con influencias tex-mex The H-Bombs. Pronto se convirtieron en muy populares en el Distrito Columbia, ganandose legiones de fans no solo rockers, sino también de otros estilos más duros, incluso punks, debido a su salvajismo en escena y a los berridos anti-sociales de Johns. Grabaron un single, "Giddy up girl" (1980), hicieron multitud de conciertos, llegando a ser teloneros de Dave Edmunds en 1982, pero esto no se reflejaba en las espectativas económicas que tenían, y la banda se separó temporalmente. Johns emigró a Tejas, donde se unió a los Leroi Brothers, una estupenda y ecléctica banda que contaba entre sus componentes con Mike Buck (The Fabulous Thunderbirds). También allí participó en un álbum recopilatorio de guitarristas instrumentales llamado "Trash, twang and thunder" (1985), que incluso fue nominado para los premios Grammy. Tras dejar a los Leroi, porque no aguantaban sus continuas borracheras, llamó a la mayoría d elos viejos H-Bombs a Austin, ahora con nuevas influencias, como el surf, el punk o el spaguetti-western, grabando varios álbumes como "Rollin´ through the night" (1986), "Bombs away!" (1989), "Rockit fuel only" (1991) o "Love is murder" (1997), gracias a los cuales salieron de gira por Europa y Canadá. Precisamente estando de concierto allí, en Vancouver, los habituales excesos de Johns con el alcohol (incrementados tras el golpe que le supuso el suicidio de Gatton) llegaron al límite, entrando en un coma etílico temporal complicado con hepatitis que por poco se lo lleva a la tumba. Eso fue el colmo y la banda se disolvió definitivamente. Johns se quedó a vivir en Canadá con su novia, con la que luego se casó. Tras divorciarse, volvió a Austin en 2009, y sus habituales excesos le llevaron a sufrir una grave caida que le rompió una cadera. Desde entonces lleva bastón y aparenta tener cien años más de los que tiene, pero el hombre está intentando rehabilitarse.
Músicos: Evan Johns (voz y guitarra), Mark Korpi (guitarra), Ivan Brown (bajo) y Jim Starboard (batería).