lunes, 21 de septiembre de 2015

The Quintones (Siracusa, h. 1954 - h. 1965, Nueva York, 1956 - 1957 y York, 1957 - 1960)

 Los de Pensilvania.

Hay tres grupos con este nombre que merecen ser destacados aquí, todos estadounidenses.
Los primeros cronologicamente se formaron en una localidad del Estado de Nueva York, y eran un grupo de rock instrumental que se disolvió momentaneamente en 1955 por diversas circunstancias. Reagrupados nuevamente poco después, llamaron finalmente la atención del gran Sam Phillips, que les contrató como un último y desesperado intento de reflotar su nueva discográfica Phillips International. El single que editaron allí, "Times sho gettin´ ruff" (1963), aunque bueno, no tiene la fuerza y ni el sonido de la mítica época de Sun Records de Phillips, y tras su fracaso de ventas tiene el dudoso honor de ser el último single que Phillips publicaría en su carrera. Los Quintones siguieron tocando un tiempo pero terminarían disolviéndose.
Otros Quintones los formó Dusty Moye (que ya había cantado en otros conjuntos aficionados) en un centro comunitario en el barrio de Brooklyn de Nueva York ciudad. Haciendo un doo-wop de lo más rockero, este grupo inter-racial completó la formación al incorporar a Pauline, una chica que cantaba imitando al entonces estrella Frankie Lymon. En los bailes causaban sensación entre los adolescentes con su rock & roll, pero Pauline no hacía bien los coros cuando no era la solista, y fue pronto sustituida. Fue un acierto, su nuevo sonido, más pulido, les valió ser contratados por discos Atco cuando eran todos todavía menores de edad. La empresa les puso a hacer los coros al conocido cantante de blues Jimmy Whiterspoon en el single "Still in love" (1956), pero tuvieron la alegría de aparecer acreditados y de hacer en la cara B el magnífico R&R "My girl Ivy". Pero con tal profusión de otros grupos llamados igual, los que hemos visto y veremos más otros que grababan en discos Park en esos momentos ("South Sea island") y de los que poco sabemos, los chicos decidieron cambiarse el nombre a The Quinns. Pronto Moye les dejó por ciertas diferencias y fue sustituido por Richie Brown, hermano de otro de sus miembros, Freddy. Hicieron de teloneros de estrellas como Los Cadillacs, y ficharon por discos Winley que les editaron el estupendo single "Oh starlight" (1957). Por desgracia el tema de la cara B era "Honk Kong" que Winley consideró insultante para la comunidad china y además un plagio (no era así, sino una melodía popular) y no lo promocionó lo más mínimo. Empezaron desde entonces los problemas graves en el grupo, cuando uno de ellos desapareció de repente y otro simplemente les dejó para empezar a trabajar en Correos. Se les sustituyó con un miembro de Los Wrens y con un cantante de gospel pero ya no levantaron cabeza y tenían familias recién formadas, por lo que terminaron disolviéndose en 1965. De ellos, los hermanos Brown formaron el grupo Final Touch, los cuales grabaron el single "It´s spinning love", aunque acabaron trabajando para oficina de transportes del ayuntamiento. De los otros Quintones originales Donald Lawrence trabajó en un centro de recogida de ropa, y Moye ya ha fallecido. En cuanto a Whiterspoon decir que se convirtió en una de las grandes estrellas del blues más animado o jump-blues, salió de gira por Europa con asiduidad en los años 60, grabó un álbum a medias con Eric Burdon en los 70 y salió en la película "Georgia" (1995) poco antes de fallecer de cáncer de garganta a los 77 años.
Otros eran naturales de Pensilvania y compañeros de instituto. Era un conjunto mixto en el que primaban las voces femeninas y en principio cantaban rhythm & blues vocal en funciones locales y bailes de colegio haciéndose llamar Los Quinteros, no me pregunteís porqué. Derivando hacía el doo-woop se cambiaron el nombre a The Quin-Tones (así, con el guión) y llamaron la atención de un conocido pincha-discos local, organizador de muchos de esos bailes, que decidió convertirse en su representante y les grabó algunas canciones. Eran buenos y los de discos Chess les editaron el single "Ding dong" (1958), que no es que fuera un éxito de ventas pero al menos se aireó bien. El siguiente disco, "Down the aisle of love", era un tema romántico sobre una boda y comenzaba con algunos acordes del popular "Ya se han casao....". Tales alardes de comercialidad redundaron en un gran éxito que la elevó al número 18 de las listas. Hicieron apariciones televisivas y consiguieron actuar en el mítico teatro Apollo, donde telonearon a Los Coasters, entre otros grandes grupos. Los siguientes singles, como la conservadora versión del "Oh heavenly father" (1959), ya no se vendieron tan bien y cuando su solista, Roberta Haymond, decidió dejar la música para casarse y a los chicos les llamaron para hacer el servicio militar, por lo que el conjunto se disolvió. Una de ellos, Phyllis Carr, formó un sucedaneo de grupo junto a su hermano y Haymond, desde 1986 hasta finales de los años 90, pero el cáncer que afectó a Haymond (que murió en 1996), y a Carr (que trabajó en el ministerio de sanidad y fallecida en 2006) les disolvió. Otra de sus ex-compañeras, Cissy Holmes, que trabajó como recepcionista tras dejar la música, había muerto ya en 1995.
Músicos: Quintones de Nueva York ciudad: Franchot "Frenchie" Johnson y Pauline (solista), Freddy Brown y Donald "Thunder" Lawrence (tenor), Gerald Johnson (barítono), Bernard Smith y Leon McClain (voz bajo) y Johnny "Dusty" Moye, Henry McKinnon y Richie Brown (2º tenor). Quin-Tones: Roberta Haymond (solista), Carolyn "Cissy" Holmes, Phyllis Carr, Jeannie Crist y Kenny Sexton (coros) y Ronnie Scott (piano).