miércoles, 6 de mayo de 2015

Al Runyon (Tazewell, 1918 - Cincinnati, 1998)

Nacido en una granja de un aislado valle de Tennessee, su verdadero nombre era Albert Runions y uno de los pocos entretenimientos de los que podía disfrutar durante su infancia era dar rienda suelta a sus dotes para la música y la comedia. Cuando se reunían los de las granjas del valle para hacer alguna fiesta, era siempre él, desde que tenía diez años, quién animaba las reuniones cantando country y contando chistes. A los 14 años dejó su casa para unirse a un circo ambulante, donde tocaba y hacía payasadas exagerando los hábitos hillbillys a través de un personaje llamado El Primo Elmer, y luego pasó por diferentes troupes con las que recorrió el país y con las que empezó a darse a conocer con su nombre artístico de Al Runyon. Dado por inútil para luchar en la Segunda Guerra Mundial por tísico, cuando el conflicto acabó consiguió un empleó como cantante fijo de una emisora de radio de Knoxville, y luego en la radio y televisión local de Cincinnati. Allí fue fichado por Carl Burkhardt en 1952, que regentaba discográficas especializadas en lanzar recopilatorios de grandes éxitos del momento a precios más bajos que los originales. Runyon se dedicó a imitar en lo posible algunos de los grandes temas country de moda, hasta que la llegada del rockabilly le hizo cambiar de tercio. Como uno de los mayores y mejores trabajadores en serie de Burkhardt, Runyon empezó a grabar grandes éxitos del nuevo género, como, por ejemplo, "My baby left me" (1956). Pero no era solo un peón de la maquinaria multi-copista de su jefe (¡Llegó a participar en más de 30 discos!) -algo que, por otra parte, le hizo tremendamente popular entre los compradores de estos discos baratos-, era también un músico muy respetado en la escena local que llegó a ser telonero de estrellas de la talla de Bill Monroe. Fundó un conjunto llamado The Westerners, con los que salió de gira por Europa para entretener a las tropas estadounidenses desplegadas allí a veces afrontando condiciones tan infernales que recibió una medalla del alto mando por ello. Tenía además composiciones propias, a las que pudo finalmente dar salida cuando fue fichado por discos Starday, destacando su disco de rockabilly "Baby, please come home" (1958). No le faltaron actuaciones en clubs y otros eventos (donde seguía haciendo sus celebradas bromas e imitaciones del Primo Elmer), o tocando para otros artistas durante los años 60, 70 y 80. En los años 90, aunque semi-retirado, aun actuó en contados eventos, hasta poco antes de su fallecimiento víctima de un cáncer a los 80 años de edad.
Músicos: Al Runyon (voz, guitarra rítmica, contrabajo y batería) y The Gophers.