domingo, 1 de febrero de 2015

Johnnie Kaye (¿Cleveland?, h. 1930)

Big 4 Hits, de Cincinnati, fue uno de esos sellos discográficos, posiblemente el que con más dedicación lo hizo, dedicado a regrabar exitos del momento por parte de artistas desconocidos y editarlos juntos en un formato que se hacía más barato al comprador (en EPs, es decir cuatro éxitos por disco) por más que el intérprete no fuese el original. Para ello necesitaban multitud de cantantes y músicos que imitasen lo mejor posible los sonidos y que además cobrasen poco por hacerlo. Así, acudían allí multitud de aspirantes a estrellas con la esperanza de destacar en alguna de esas grabaciones y sin fichados por otra casa con proyectos más ambiciosos. Por lo general era jóvenes talentos locales los usados, y uno de ellos fue John A. Kroeger. A este, como tenía buena voz de crooner, se le encomendó grabar el conocido "Sway" (1954) de Dean Martin, pero tomando el nombre artístico de Johnny Kaye, ya que su apellido sonaba casi igual que el de la más famosa cadena de supermercados de Estados Unidos con base en Cincinnati precisamente. Era como si en España un cantante quisiese triunfar llamándose Juan Mercadona (todo llegará). Como Big 4 Hits casi dejó de editar canciones de este estilo, ante la nueva avalancha de temas de rock & roll que copaban los éxitos, Kaye volvió a Cleveland (de donde creemos que era) y estuvo cantando en clubs. Obtuvo la oportunidad de grabar, esta vez en el modesto y efímero sello local Piper una versión de "The Maid of the Mist" (1956) que pasó completamente desapercibida. Finalmente se enroló en los marines, y para cuando salió la música había cambiado completamente. La llegada en tromba del rockabilly había dejado obsoleto su estilo y Kaye se adaptó con gusto a  incluirlo en su repertorio. Ahora, en el sello A de Nueva Jersey, consiguió grabar al fin un gran tema original, el rockabilly "Oh Pattie" (1959), escrito ahora su nombre como Johnnie. Se aireó bien al principio en las radios locales, pero estuvo muy lejos de ser un gran éxito. Marchó entonces a Detroit, entonces una ciudad aun en auge, y dejando ya atrás el rockabilly que pasaba ya su edad dorada, se centró en su derivación melosa high school que se adaptaba mejor a su estilo de voz, grabando "My love is gone" (1961) en el modesto y breve sello local Doll. Pasó desapercibido y nada ha vuelto a saberse de Kaye, que seguramente se buscó un trabajo convencional.
Músicos: Johnnie Kaye (voz), Bob Brandt (piano), The Aristocrats y The Sportmen.