miércoles, 18 de febrero de 2015

Jimmy Crain (Lima,1940 - Springfield, 2009)

Natural de Ohio (Estados Unidos), este verdadero niño prodigio de la música ya era capaz de tocar varios instrumentos musicales a la perfección (guitarra, banjo, mandolina..) con solo siete años de edad. Asombro de las fiestas de pueblo, en su adolescencia ya estaba tocando country de forma semi-profesional en las ferias de los condados, no solo de su Estado, sino también de la vecina Indiana. Consiguió finalmente un trabajo fijo como músico en un estudio de grabación de Dayton, donde no solo destacó como instrumentista, sino que era capaz de componer. Para entonces ya se había convertido en un frenético cantante de rockabilly, con mucho éxito durante sus actuaciones en la zona, y llamó la atención de los del sello especializado Spangle, que le ficharon. Era menor de edad y no obtuvo la autorización familiar, pero simplemente se escapó de casa para perseguir su sueño, estableciéndose en Springfield para el resto de su vida. Esperanzados con el muchacho le mandaron a grabar a los mejores estudios de Nashville, y de aquella sesión salió el magnífico single rockabilly "Shig-A-Shag" (1958). Curiosamente aparecería acreditado Jimmy Crane, no sabemos si buscando un nombre artístico original (Crane significa craneo) o simplemente por una errata, pero el caso es que este apellido no volvería a ser usado. El disco se vendió relativamente bien en el medio-oeste y Jimmy hizo varias apariciones en emisoras de radio y televisión, y salió de gira como telonero de estrellas como Big Bopper, Link Wray o Dion & the Belmonts. Increible fue su actuación en el mítico teatro Apollo de Harlem (Nueva York), meca del rhythm & blues y el du-duá, donde Jimmy asombró a todos con su blanco rockabilly acompañado por su banda enteramente negra. Cuando los de la multinacional United Artists se interesaron por él, el dueño de Spangle, Floyd Whitehead, que era un paleto que pululaba descalzo por el estudio, pidió más dinero por dejarle marchar, y los de United se desinteraron del chico. Irritado por semejante oportunidad despediciada, Crain le dejó. Como parecía que su tiempo pasaba irremediablemente sin alcanzar la fama, decidió crear su propia discográfica, a la que llamó Vincent en honor a a su ídolo, Gene Vincent. Allí se  autoeditó el rockero single "Why worry" (1961), ya acreditado como Jimmy Crain. Como era de esperar las ventas no fueron buenas y este disco fue el único y valioso de Vincent Records. Fue llamado entonces Crain para inaugurar un nuevo sello local de rock & roll, Prism, donde le editaron el rockabilly "Rock-A-Shock-A-Hop" (1962) que ya había grabado, pero no había salido a la luz, años antes. Estaba fuera de época y las ventas fueron ínfimas. Una verdadera injusticia que no triunfase ya que no solo tocaba y cantaba bien, sino que componía su propio material de alta calidad, la mayoría del cual quedó grabado pero inédito en aquellos momentos. De todas formas también él decidio, desde principios de los años 60, semi-retirarse de la música, o al menos de las actuaciones, pues se había casado y tenido un hijo y quería pasar más rato con su familia. Curiosamente, para un rebelde como él, el trabajo convencional que buscó para alimentarles fue el de policía. De todas formas nunca dejó del todo la música, grabando en discos Ray-O el álbum "Miles to go" (1968), fiel al rock & roll a pesar de la época, y donde incluía varios temas instrumentales, algo habitual en las caras B de sus singles anteriores dado su virtuosismo con la guitarra. En los primeros años 70 siguió tocando a nivel local y se empezó a reconocer su aportación gracias a dos álbumes que recogían buena parte de su antiguo material inédito así como nuevas canciones, pero en 1975 sufrió un grave accidente de tráfico, afectándole a la columna, que le dejó postrado en la cama y sin trabajar durante bastante tiempo. Para los años 80 se había recuperado bastante y fundó discos Lodestar, así como una compañía de representación y difusión musical homónima, en Springfield. Jubilado tanto de esto como de la policía, murió a los 69 años de edad, víctima de un enfisema pulmonar. 
Músicos: Jimmy Crain (voz y guitarra) y Grady Martin y Hank Garland (guitarra).