sábado, 4 de octubre de 2014

Larry Finnegan (Nueva York, 1938 - South Bend, 1973)

Él y su hermano Vincent se habían propuesto desde pequeños ser actores o cantantes y. de forma autodidacta aprendieron varios rudimentos de escena y a tocar varios instrumentos. Finalmente se decidieron por la canción, mostrando su mayor talento en la composición y en la voz de Larry. Grabaron algunas maquetas y tuvieron la suerte que en aquellos momentos el pequeño sello de rhythm & blues Old Town queria introducirse en el mercado para adolescentes blancos. Eligieron una de las mejores grabaciones de los Finnegan (que firmaban en sus composiciones como Finneran & Finneran), "Dear one" (1962), un high school acústico que ya fue editado como de Larry como solista (no mucho después Vincent desaparecería de escena). Llegó de forma sorprendente y falsamente esperanzadora al número once de las listas estadounidenses, pero más impactante aun es que se convirtió en número uno de las listas en Australia. Tenía imagen y estilo para haberse convertido en un tardío teen-idol, pero no era un muñeco manejable, sino un inteligente compositor con pensamientos independientes. De modo que luego no tuvo la misma suerte con sus siguientes canciones, entre las que destacan "Pretty Suzie sunshine", "Lucinda" (1963), en parte por la negativa de las discográficas a apoyarle. Firmó por discos Ric, donde intentó caer bien al mercado británico con su homenaje beatleiano "The other Ringo" (1964), pero esta mediocre táctica fracasó. Cuando la estupenda "Seven days" (1965) tampocó triunfó, se hartó y tomó una decisión drástica: Marcharse a vivir a donde de verdad se apreciase su talento, aunque fuese en otro país. Así es como decidió instalarse en Suecia, donde el rock & roll clásico seguía vivo a pesar de las cambiantes modas de otros paises. Allí fue acogido con fervor como un grande por la multitud de rockers locales (a pesar de que su estilo era bastante conservador) y fundó una discográfica: SvenskAmerican. En ella editó sus propios temas, ya girando hacía el country, como en "Bound for Houston" (1966), o hacía la fanfarría nórdica, como en "Maria, min vän" (1967), este último ya cantando en sueco (también editó algunos en alemán). También actuó y grabó con el grupo Sven-Ingvars, que tenía cierta fama en el país tras su estupendo "Guitar boogie". Luego se marchó a Suiza, donde hizo unas inversiones tan ruinosas que se vió obligado a volver a los Estados Unidos sin un duro en 1970. Hundido, se medio-retiró a Indiana, y cuando pensaba retomar su carrera, murió de forma súbita de un tumor cerebral cuando solo tenía 34 años de edad. Otra joven víctima de la maldición del rock & roll.
Músicos: Larry Finnegan (voz), Vincent Finnegan (guitarra acústica) y Sven-Ingvar. "Dear one".