sábado, 11 de octubre de 2014

Hi Records (Memphis, 1957 - 1977)

Bill Cantrell y Quinton Claunch eran dos amigos del norte de Alabama grandes aficionados a la música country, que también habían trabado amistad con un joven de sus mismas inquietudes que vivía por allí en los años 40, Sam Phillips. Bill y Quinton formaron un grupo de hillbilly, Los Blue Deals Pals, que llegó a tocar en la emisora por la que se transmitía el célebre programa Grand Ole Opry, pero como no tuvieron éxito disolvieron la banda en 1948. Se trasladaron a Memphis, donde ambos consiguieron trabajos ajenos a la música, aunque no por ello renunciaron a su afición, perfeccionando su manejo de la guitarra, componiendo canciones en sus ratos libres y estudiando ingeniería de sonido. Conocieron a un segundón cantante country local, Bud Deckelman, diciéndole pronto que tenían una canción perfecta para él que relanzaría su carrera, "Daydreamin´", y con ella bajo el brazo los tres se presentaron en la discográfica de su amigo y paisano Phillips, la entonces reciéntemente célebre (gracias al primer disco de Elvis Presley) Sun Records. A Phillips no le pareció lo bastante buena y rehusó grabarla, por lo que el trío se marchó a la competencia más directa en la ciudad, discos Meteor. Allí les dijeron que se la editaban si Cantrell y Claunch se encargaban ellos de todo durante la grabación (acompañamiento musical, mezclas y grabación), cosa que hicieron, viendo así la luz "Daydreamin´" (1954), que fue un sorprendente éxito de ventas. Phillips, dándose cuenta de su error, llamó a la pareja para tenerlos como compositores, músicos de estudio, ingenieros de sonido y ojeadores de nuevas promesas para su nuevo sello filial de música country, Flip, convirtiéndose en seguida en el pilar sobre el que se asentó la empresa. En seguida se hizo evidente que Flip no albergaría solo a músicos country, sino también a los que no cabían en la sensacional remesa de artistas rockabilly que no paraban de llegar a Sun. Así es como Claunch y Cantrell comenzaron a encauzar la carrera de uno de los grandes del rockabilly, Charlie Feathers, componiendo juntos, tocando para él e incluso grabándole en casa. Conjunta es, por ejemplo, "Peepin´ eyes", uno de los momentos más afortunados del primer Feathers. Cuando Flip dejó de existir, demandada por una discográfica californiana que se llamaba igual, el dúo (y Feathers) pasaron a Sun a tiempo completo, fichando a artistas country o rockeros, como por ejemplo a la quinceañera Maggie Sue Kimberly, a la que editaron "Daydreams come true" (1955), una ñoña canción respuesta al éxito que tuvieron con Deckelman. También colaboraron estrechamente en los primeros tiempos de Carl Perkins, componéndole la canción "Sure to fall" para la cara B del "Blue suede shoes" (1956). Pero Phillips decidió no ponerla, haciéndoles perder cientos de miles de dólares en royalties teniendo en cuenta las ventas que con el tiempo alcanzarían los "Zapatos de gamuza azul". No solo eso, Phillips les dijo que se había equivocado pagándoles de más por sus derechos sobre el "Peepin´ eyes" de Feathers, y les racaneó las ganancias de otros temas posteriores. Fue en ese momento que decidieron fundar sus propia discográfica para que no les volviese a suceder, y así es como nació discos Hi. Para ello se asociaron con el cantante rockabilly Ray Harris, que tenía conocimientos de grabación y una ilusión sin límites (vease su propia entrada) y con el propietario de una tienda de discos local, Joe Coughi. Ambos acababan de descubrir a Carl McVoy y le habían grabado la maqueta "You´re my sunshine" con los tres dólares y medio de que disponía Harris. Alquilaron y después compraron un viejo cine de Memphis, el Royal (1915), para convertirlo en estudio y sede. Las cosas empezaron tremendamente mal, nada menos que 19 singles de rockabilly, doo-wop, high school o rock & roll fueron editados sin ningún éxito, llevándoles al borde la bancarrota. Entre estos primeros artistas, hoy totalmente desconocidos, había nombres buscados para inducir a engaño sobre la fama de otros similares, tales como Buddy Holiday, la muy prometedora rockera Fern Fisher ("Tommy"), el proyecto de teen-idol Joe Fuller ("Back to school"), Charles Cockrell o el grupo femenino Las Charmettes. Del único del que pudieron sacar cierta tajada fue de McVoy, vendiendo sus grabaciones a Sun. Por fortuna les llegó el primer gran éxito con "Smokie" (1959), del Bill Black´s Combo, la banda precisamente de otro rebotado de Sun, y pronto llegarían más gracias a Ace Cannon (el bajista de Black), eclipsando a la mismísima Sun. También aparecieron por allí otros grandes del rockabilly, como Charlie Rich o Gene Simmons, y otros de no tan gran nombre como Bobby Chandler, Kimball Coburn, Tommy Tucker o Will Mercer. Cantrell dejó entonces su trabajo en el ayuntamiento para dedicarse a Hi a tiempo completo como máximo dirigente. Es posible que ello, junto al hecho de que Claunch grabara, de forma paralela, grupos del estilo de Black para otras discográficas, generara ciertas tensiones, dejando este último la empresa por ponerse enfermo (en ambos sentidos), en 1960, vendiendo su parte a McVoy. Fundó entonces Claunch el sello Goldwax, que durante un breve periodo amenazaba el poderío de Hi, e incluso de Stax, el más pujante de Memphis en los años 60. Por su parte Harris pasaba ahora más de doce horas al día en la cabina de grabación de Hi y estaba desesperado. Pero el colmo vino cuando, después de la temprana muerte de Black, su gran estrella, no veía ningún futuro en Al Green, el cantante soul en el que sus socios tenían puestas todas sus esperanzas, así que dejó el negocio en 1970. No tenía razón ahí, economicamente hablando, pues Green vendió mucho, destacando su éxito mundial con "Let´s stay together" (1972), si bien es verdad que terminó con la personalidad rocker del sello que lo habría hecho mítico. Para cuando el catálogo de Hi se vendió a discos Cream solo Cantrell y el abogado de Coughi quedaban de los primeros tiempos. Sus viejas canciones se reeditaron, distribuidas en los años 80 y 90 por discos Motown, y luego por las grandes multi-nacionales que compraron los derechos. La sede de Hi (1320 South Lauderdale Street) funciona desde entonces como los estudios de grabación Royal, que pertenecen y todavía maneja Willie Mitchell, uno de los músicos y accionistas de Hi. Han grabado allí grandes como Solomon Burke, Cliff Richard, Chuck Berry, Tom Jones o Rod Stewart. Aunque con el añadido de modernos equipos, la sala de grabación mantiene buena parte de los elementos originales. El gran Bill Black, de negro, liderando su combo.