sábado, 5 de octubre de 2013

"Rockabilly vampire" (Lee Bennett Sobel, 1996)

Otra más de las ínfimas cintas de la productora Troma, famosa por su serie gore sobre El Vengador Tóxico. Con el mismo estilo cutre, grabado en formato de video y protagonizada por aficionados, esta película debería, en teoria, elevarse por encima de las de su empresa por un par de aspectos: su banda sonora y su relativa originalidad. Pero, como veremos, no es así. El argumento gira en torno a una triste y gris dependienta, gran admiradora de Elvis y con un pretendiente mod, cuya vida cambiará cuando en su vida se cruze un apuesto rocker. Lo malo o lo bueno del caso, según se mire, es que el tipo es un vampiro que, muy a su pesar, se ve obligado a alimentarse de sangre a la más mínima ocasión, por más que todos los que se cargue se lo tuvieran merecido. Luego descubrimos, sin que nos importe lo más mínimo, que fue su hermano quién le transformó en vampiro durante un concurso de imitadores de Elvis, y todavía, junto a su banda de rockers, va tras él, no se sabe bien porqué. En ningún momento queda claro quién son los buenos o los malos, y, lo que es peor, no se sabe quién es el más idiota de todos ellos. Los actores son malos, el montaje lamentable y la escenificación y vestuario totalmente amateur. Digno de mención en este aspecto es la aparición del detective, vestido tal y como un niño pequeño hubiese vestido a un detective. Desde el principio hasta el final, sin interrupción, oimos temas de rockabilly, psicobilly, rock & roll y rock a secas, solo de fondo y sin que haya ningún hilo argumental o excusa que lo requiera, solo el hecho ya apuntado de que a los protagonistas (y deduzco que al director) les gusta el género. La banda sonora la componen grupos del neo-rockabilly de los años 80 y 90, amigos del director y de los productores de Troma. Entre los temas elegidos destaca por encima de todos la fiel versión del "Bang, bang" de Janis Martin que hace Rocket J. De ella también aparece aquí "The cat". El resto son "Burnin´ love" (que es a la vez el subtítulo del film) y "Hi-Fi Honey" de The Frantic Flattops, "Mariachi vs. the bullfighter", "Jalapeño" y "Shlvering in the corner" de The Royal Crowns, "Monster", "Tore up", "Good lovin´", "Don´t bug me", "One and only", "Love on my mind" y "Wild turkey shuffle" de The Belmont Playboys, "Kill krazy" de The Blue Teardrops, "Something left to love", "Saying something", "Lady Luck", "Little world" y "True girls stories" de The Atomics, "Bad, bad love", "King pickle" y "Can´t get to Heaven" de Voodoo Swing, "Game of love" y "Drag" de Jet Black Machine, "Elmore stroll" de Steve Hooker Rumble, "Rock too slow" de High Noon, "Rock´n´roll zombie" de The Rebel Rockers, y "Thrills and sensations" de The Quakes. Dado que muchas suenan igual, el resultado final es lo suficientemente malo como para que nadie, ni siquiera los más amantes acérrimos del rockabilly, puedan soportar verla entera, ni hartos de bourbon.
 Si veis esto os ahorrais de ver el resto del bodrio.