miércoles, 18 de septiembre de 2013

Tyrone Schmidling (San Francisco, 1940)

Nacido en California, Schmidling se aficionó desde niño a la música country y al hillbilly, y, como es habitual en la mayoría de los adolescentes estadounidenses de mediados de los años 50, se pasó al rockabilly gracias a la fulgurante aparición de, entre otros, Carl Perkins y Elvis Presley. Decidido a convertirse en uno de ellos, aprende a tocar la guitarra a los quince años y escribe a la revista "Country & Western Jamboree" no solo pidiendo información sobre los músicos que acompañan a Presley, sino buscando a otros de su zona a los que les guste el rockabilly para formar una banda. Finalmente, junto a compañeros del instituto, empieza a tocar en bailes del colegio y otras fiestas, haciendo ya un rockabilly de lo más salvaje. Hasta tal punto es esto que entre sus incondicionales se le empieza a llamar Tyrone the Ciclone. En una de estas actuaciones es descubierto por el pincha-discos local y guitarrista Jim Hawtorne, que le invita a su programa radiofónico. Es él quién le pone en contacto con los del modesto sello local Andex, los cuales le editan el single "Honey don´t" (1958), tan solo acompañado a las percusiones, de forma improvisada, por un grupo vocal negro a los que en principio él solo iba a acompañar a la guitarra. Fue nombrado vocalista del año en su estado, pero, aparte de que no se le promocionó como es debido, como era una versión de Carl Perkins la verdad es que la gente no le dio mucha importancia y no triunfó (la versión de Perkins vendió más de medio millón, la de Schmidling no llegó al medio millar. Esto hará, claro, que este su único y de poca tirada disco valga a día de hoy bastante dinero). Una lástima, porque en la cara B había un salvaje y maravilloso rockabilly propio llamado "You´re gone, I´m left", compuesto por Schmidling y Hawtorne. Fue una torpeza de la discográfica, no muy ducha, el no invertir las caras, pero el mal ya estaba hecho y esto terminó con la carrera de Schmidling casi antes de empezar. Para 1959 ya se había alistado en los marines, pero eso no le hizo dejar la música. Tras el periodo de instrucción fue enviado a Norfolk, luego a San Diego, y finalmente a la base norteamericana de Cavite (Filipinas), siendo destinado a un puesto en telecomunicaciones. En los bares frecuentados por los militares de su país empezó a salir a cantar algunas canciones con bandas amigas, y también la mayoría de las veces música country, que es lo que requería el público. Luego empezó a cantar en los clubs militares una vez a la semana, cobrando tal y como debe ser, acompañado por músicos filipinos. La noche antes de ser devuelto a su país, ya en 1962, y tras una gran celebración, tuvo un gravísimo accidente de coche que a punto estuvo de llevárselo al otro barrio. Volvió a casa en un avión-hospital, pero volvió. Ya en los Estados Unidos se convirtió en un fino guitarrista de jazz (adoptando ahora el apellido materno, Dorian, no solo artística sino también legalmente) ya que como él dice, siempre se ha considerado más un gran músico que un gran cantante, y se afilió al sindicato de músicos para defender los derechos de este gremio. Con el revivalismo de los años 80 se le reconocieron sus meritos pioneros, apareciendo en un amplio reportaje, con entrevista incluida, en la rockera revista "Kicks". A día de hoy sigue tocando jazz y luchando por los derechos de los músicos.
Músicos: Tyrone Schmidling (voz y guitarra) y The Lyrics (percusión).