miércoles, 12 de septiembre de 2012

Chuck Willis (Atlanta, 1928 - 1958)

Harold, que tal era su verdadero nombre, solía alegrar el humilde suburbio sureño en el que vivía entonando viejas canciones de blues, derivando lentamente hacía el rhythm & blues durante sus años de adolescencia. Cantó para las reuniones de la YMCA con tanto éxito que pronto se convirtió en una celebridad local, labor esta como solista que simultaneaba con su participación en dos grupos musicales. En 1950 participó en un concurso para jóvenes talentos, que no ganó pero gracias al cual se fijó en él el importante pincha-discos local Zenas Sears, que, confiando plenamente en el talento del chico, se decidió a convertirse en su manager. Sus logros como tal fueron inmediatos pues le consiguió un contrato con discos Columbia, la cual lo transpasó a su subsidiaría Okeh para empezar a editar casi de inmediato. Los primeros singles de Willis son de un rhythm & blues tan avanzado que influirían grandemente en los primeros, y más famosos, pioneros del rockabilly. Así Elvis grabaría muy pronto su "Feel so bad" y Buddy Holly su "It´s too late", temas de 1954 y 1956 respectivamente, este último ya habiendo sido fichado por el sello Atlantic. Varios de sus temas se colocaron en los primeros puestos de las listas de R&B, pero su primer gran éxito no le llegaría hasta algo después, cuando ya habiendo evolucionado hacía el rock and roll, editaría su versión propia y acelerada del viejo blues "C.C. Rider" (1957), que llegó al número uno de las mencionadas listas y se metió también en los primeros puestos de las totales. Curiosamente sería más recordado por sus siguientes temas, unos rock and rolls lentos para bailar tranquilamente, separados, y de forma perfectamente coreografiada, creando un estilo de baile conocido como stroll. El primer gran ejemplo de ello es su tema "Betty & Dupree" (1958), al que siguieron otros quizá más perfeccionados ("Going to the River", basada en un tema de Fats Domino, llegó al número cuatro de las listas) y que le convirtieron en El Rey del Stroll, la danza preferida por los grupos de rockeras en cualquier festival que se precie. También fue el inventor de la variante estética exótica del rock & roll, al vestir en muchas ocasiones al modo oriental, luciendo turbantes (tenía una colección inmensa de ellos) o capas, algo luego, y hasta ahora, tan imitado. Chuck estaba en la cima del mundo, y no olvidaba el rock and roll más puro, con temas como "Hang up my rock & roll shoes", solo una cosa le atormentaba constantemente, y era su terrible úlcera de estómago. Un mal día le empeoró tanto que le provocó una peritonitis, y como no se le operó inmediatamente (unos dicen que, a pesar del éxito, no había ahorrado nada de dinero para pagársela -recordemos que EEUU es el único pais occidental sin Seguridad Social- y otros que Willis le tenía pánico a las operaciones y se negó en redondo) falleció cuando solo tenía 30 años y mucho que ofrecer. De hecho, su disco póstumo "What I´m living for?", fue disco de oro y número uno.
Músicos: Chuck Willis (voz).