jueves, 21 de abril de 2011

The Domino´s (Bruselas, 1988 - 1992)

El principio de esta historia hay que buscarlo en el revivalismo rockabilly de los primeros años 80, que también llegó a Bélgica. Uno de los grupos pioneros de esta nueva ola fueron The Rowdies, efímera banda cuyo batería Alain van den Brande decidió formar en 1983 Franky & the Rednecks junto al guitarrista Ruben Block. Sin embargo había otro grupo local del género que empezó a eclipsarles totalmente, Los Domino´s, de estilo más ecléctico que hacia también rhythm & blues, jazz y sobre todo swing. Ello les llevó a separarse y Van den Brande y Block formaron otra banda, Tiny Tinne & the Texas Jumpers, junto al batería Koen Verbeek (veterano de conjuntos como Shakey & the Hunting Tones, Jesus likes Peppermint, The Grasshopers, The Crawlin´ Kingsnake Rhythm & Blues Band, The Shuttlecoks o The Mississippi Cotton Pickers). Tras incorporar a la espectacular cantante Martine Vanhoof pasaron a llamarse Sin Alley y las cosas empezaron a irles mejor, grabando algún disco aunque derivando rapidamente hacía el psicobilly. Verbeek les dejó para formar Los Fabulous Frankies, Capital Punishment y The Five Somethings, estos dos últimos de efímera vida (siendo sustituido por el batería de Batmovile), aunque, inquieto, ya había estado tocando de forma paralela con unos llamados Lovesteaks, y poco después el resto del grupo se disolvía, yendo Block a formar Los Trigger Finger junto a ex-miembros de Nordkaap y luego a AngeliCo, donde también recalaría la Vanhoof y daría a este grupo bastante renombre en Bélgica. Por su parte a Los Domino´s tampoco les iba mal, después de conseguir numerosas actuaciones en bares, clubs y festivales (incluso en el extranjero), su elegancia y talento no pasaron desapercibidos a los de la discográfica especializada Rockhouse, que les editó un álbu m en el que hace una colaboración el cantante de Vaya con Dios. Luego vino el muy superior LP "Minor things" (1991), cuyo single "Je suis swing" llegó al número uno de las listas francesas. Ello les proporcionó numerosas apariciones televisivas y mucha popularidad en su país, sobre todo a su cantante, Patrick Ouchéne, cuyo carisma e imagen le convirtieron en un monstruo mediático que incluso compartió escenario con la gran estrella de la chanson francesa, Charles Aznavour. Llegaron multitudinarios conciertos y se teloneó a grandes de la música como los Blues Brothers, por lo que visto el éxito la multinacional EMI compró los derechos y re-editó su último álbum con cuatro temas adicionales, pero llevó a cabo una promoción tan mala que lo descatalogó casi inmediatamente. Este fallo, aunque no fue culpa de ellos, trajo algunos problemas en el seno del grupo que se disolvió poco después tras solo dos años de vida. Mientras la mayoría de sus integrantes tomaban caminos distintos (Bernard Vancraeynest se dedicó al humor musical, Maarco de Meersman se empleó en la banda de la cantante de música ligera Isabelle Antena y Patrick Mortier continuó como productor y músico de estudio), Ouchéne y su guitarrista Kasper Devos decidieron formar una banda nueva ahora más centrada en el rockabilly, los Runnin´ Wild (nada que ver con el grupo heavy Running Wild), y para ello reclutaron a un contrabajista que les había ayudado en el pasado, Big Ben Aïssa, manteniendo un poco el abanico musical de los Domino´s. Los de Rockhouse siguieron confiando en ellos y les editó el LP "Something´s gotta give" (1994), del que se extraería un single. Su sonido limpio y refinado hizo que fueran bien vistos por las autoridades educativas musicales, sontratándoseles para que dieran charlas, demostraciones y clases en las escuelas belgas, iniciativa gubernamental esta de acercar al rockabilly a los niños que no creo que haya existido ni antes ni después en ninguna parte. También fueron invitados a participar en un congreso en Holanda sobre los jóvenes y la música actuales. Pero cuando poco después incorporaron a nuestro viejo amigo Verbeek, giraron por influencia de este un poco hacia el rhythm & blues y el tex-mex, siendo esta su peor etapa, corta eso si porque Verbeek decide volver poco después con su antiguo grupo. A ello se suma que Devos también decide dejar la banda, por lo que ambos son sustituidos por el multiinstrumentista J.P. Haye, para gran alegría del chico que había sido incondicional de ellos practicamente desde el principio. Por desgracia sufre un grave accidente de coche que le apartará del grupo, propiciando la vuelta de Devos. Haye, aunque medio recuperado volvería a tocar con los Runnin´ Wild, nunca más sería integrante fijo de su plantilla. Convertidos ya en un trío fijo, los Runnin´ Wild fueron fichados en 1999 por la discográfica española especializada en rockabilly, El Toro, tocando en los más importantes festivales del género y editando unos amenos CDs. Devos dejó la banda, esta vez de forma definitiva a principios del siglo XXI para formar Hétten Dés y luego Benvis & his Rockets, y tras nuevos cambios y diferencias de ideas la banda decidio separarse, aunque se reune aun para algún concierto concreto. Ouchéne, que también tenía la banda paralela Million Dollar Sunrise, se dedicó a organizar conciertos en Bélgica así como a organizar nuevos talleres para enseñar lo que es el rock & roll a los niños. Su carrera como cantante solista la emprendió como una especie de imitador del primer Elvis (apareciendo incluso en anuncios televisivos y películas) pero con canciones propias. De forma sorprendente representó a su país en el Festival de Eurovisión 2009 con el rock & roll clásico, aunque adaptado a las comerciales y casposas circunstancias, "Copycat", una buena canción que injustamente no llegó ni a la final (veanse sino las demás canciones), lo que da una idea de cuales son los gustos del público actual. Aun así Patrick, como era ahora simplemente conocido, se ganó una buena reputación en Bélgica aunque algunos rockers de otros paises le defenestraran pensando que era simplemente un oportunista que hacia burla de Presley, cuando en realidad era un homenaje, sin duda todavía con la mosca detrás de la oreja tras la humillación del año anterior por obra y pocagracia de Rodolfo Chikilicuatre. Dejando aparte malos recuerdos, digamos que por su parte Devos se unió a los Donkey Diesel, banda que tenía ex-componentes de los Seatsniffers, DAAU o Ferre Grignard, y con la que aun sigue, así como con la muy inferior, como por el nombre podreís adivinar, The Rhumba Kings.
Músicos: Patrick Ouchéne (voz y guitarra), Kasper Devos (guitarra), Bernard Vancraeynest (piano, saxo y violín), Jacky Chelidonis y "Big Ben" Aïssa (contrabajo),Maarco de Meersman (batería), Patrick Mortier (trompeta y clarín), Peter Van Eyck (steel guitar) y Chloe (coros).

"Je suis swing"