viernes, 29 de abril de 2011

Ramón Jacinto (Manila, 1945)

Pertenecienta a una de las familias más ricas e influyentes de Filipinas (su abuelo fue uno de los fundadores de la Banca Nacional Filipina y su padre un poderoso industrial del acero), Ramón Jacinto no sintió llamada de los negocios y ya desde su infancia se aficionó, en cambio, a los nuevos estilos de música que traían los militares americanos recién establecidos en la isla tras la Segunda Guerra Mundial. En 1960 fundó su propio grupo musical, The Riots, mezclando rock and roll con ciertos toques oriental-hispanos propios de su país, la mayoría de las veces temas instrumentales bastante simples, dando lugar al estilo endémico llamado pinoy rock. Eran habituales versiones en esta variante de rock & rolles o twist norteamericanos, pero también hacían temas propios, la mayoría de las veces intrumentales de buena calidad como "Dahil sa iyo (1962)" o "Mashi mashi". Su calidad y progreso era tal que cuando Los Ventures, sus ídolos, fueron de gira a Filipinas, no solo les contrataron como teloneros (acreditados ya como Ramón Jacinto & the Riots) sino que requirieron los servicios de dos de ellos, Alan Austria y Bernie Evangelista, en algunas actuaciones. Para consuelo de su conservadora familia, Jacinto supo combinar negocio y placer y a la edad de 15 años ya había fundado su propia compañía discográfica y de representación musical, RJ Enterprises, algo solo posible gracias al dinero y apoyo familiar. Compró los mejores equipos posibles, imposibles de encontrar antes en Filipinas, y pronto se convirtió en el estudio imprescindible para cualquier artista del país que quisiera grabar con garantías de calidad. La visión comercial del muchacho era evidente, aun así, por insistencia familiar, estudiaría económicas mientras aprendía como funcionaba el negocio paterno trabajando en él. Emprendedor fundó poco después la emisora de radio DZRJ, la primera del país en especializarse en música de rock and roll o en pinoy, dando preferencia a promocionar a los artistas locales pero sin olvidar los estilos del otro lado del mundo más queridos por el dueño, el rock instrumental y el surf, y convirtiéndose pronto en una onda de culto y muy popular. Tras crear una frecuencia alternativa, DZUW, su talento para los negocios le llevó a ser nombrado vice-presidente de la compañía de su padre cuando aun no había cumplido los 25 años. Paralelamente ya era llamado Mr. Rock and Roll o The Guitarman, por su labor como intérprete y El Jefazo o El Dick Clark de las Filipinas por su labor de promoción del rock. Pero el presidente Marcos fue derivando su mandato hacía la dictadura más terrible, poniendo bajo control militar a las principales compañías y encarcelando a multitud de ejecutivos. Estos hechos pillaron a Jacinto en viaje de negocios a Estados Unidos y, en orden de busca y captura también, decidió quedarse allí durante catorce años. Mientras sus dos emisoras de radio eran confiscadas y una de ellas (DZUW) clausurada, él se dedicó a reclutar nuevos músicos filipinos en los EE.UU., actuando y grabando ahora bajo el pseudónimo de RJ & the Riots. ¿La razón? Jacinto enviaba sus grabaciones a Filipinas donde invariablemente se convertían en éxitos (a pesar de ser baladas hippys bastante maluchas), algo que hubiera sido imposible si el régimen hubiera sabido quién era realmente el cantante. Entre estos nuevos Riots destaca el más rockabillero Raymond Ungson, que había estado en bandas como Widebeast, Jungle Cats o Bits´n´Pieces en Filipinas antes de emigrar a los USA en 1969. Allí se había juntodo con Burnell Bunch de Los Tilt Down Men (que también acabaría en estos nuevos Riots) y otros músicos de grupos como Sparks Band o los mismos Widebeast para mal ganarse la vida en el circuito de clubs hasta que Jacinto los recogió. Cuando Marcos cayó, en 1986, la emisora y la acerería le fueron devueltas a Jacinto y su familia, poniendo a su vuelta a casa en la DZRJ más rock and roll clásico de lo que había hecho nunca. Asimismo fundó un club de música en vivo de R&R en el centro de Manila, revitalizando la vida nocturna de la ciudad. Como él mismo seguía tocando (incluso llegó a volver a traer a sus viejos amigos Los Ventures), pronto se decidió a fabricar unas guitarras más a su gusto, fundando la empresa de fabricación de este instrumento RJ, muy populares en el sudeste asiático. También amplió su negocio con discos Rajah, tiendas de música y una cadena de televisión, así como se convirtió en uno de los grandes fabricantes de karaoke del mundo, incrementando la fortuna familiar de forma considerable a costa de los oidos de millones de personas. Jacinto sigue tocando, ahora solo en su bar, y de los demás, el último batería Mike Salvador se pasó al flower pop de los Orange & Lemon, Ungson formó otras bandas algo más durillas como Rockblood Band, Bunch se unió a Los Sundowers y Evangelista murió hace ya algunos años.
Músicos: Ramón Jacinto (voz y guitarra), Alan "Double A" Austria y Raymond Ungson (bajo), Jimmy Colayco (guitarra rítmica), Bernie "Steel Banana" Evangelista y Mike Salvador (batería) , Burnell Bunch (guitarra), Roger Ferrer (congas) y Bobbie Vandervort (voz).

"Mashi mashi".