miércoles, 2 de marzo de 2011

Johnny and the Jailbirds (Wellingborough, 1973 - 2008)

El joven rocker Johnny Red empezó a frecuantar las bandas y conciertos de los alrededores de Londres de finales de los años 60, sobre todo las actuaciones y eventos que organizaba el emergente movimiento teddy boy. Pronto formó un club social que derivó en pandilla juvenil llamada los Hound Dogs, pero su verdadera ambición era convertirse en cantante, sobre todo después de conocer a Shakin´Stevens y que este le enseñara las grandes obras maestras del rockabilly de los años 50, sobre todo Johnny Burnette. En 1973, cuando emigró a la provincia e Northamptonshire, se propuso hacer realidad su sueño y puso un anuncio en el periodico para reclutar músicos y formar un grupo. Lo consiguió poco después formando Johnny & the Jailbirds, banda que en principio solo hacía versiones de clásicos del rockabilly, sobre todo de su adorado Burnette. No tardaron en conseguir conciertos por todo el país, pues proliferaban los clubs de rock and roll, pero hubieron de esperar a componer sus propios temas y perfeccionar su técnica varios años para ser fichados por la especializada discográfica Charly en 1979. Con algunos cambios en la formación el grupo empezó a ser reconocido en toda Gran Bretaña. icluso fuera de los círculos rockers, en gran medida por su impecable imagen y por el carisma de Johnny. Su primer álbum, "Out on bail", incluso consiguió triunfar en el extranjero, entrando sus canciones "Eileeen" y "Too much wine" en las listas de éxitos francesas, merecido premio a unos temas tan rockers como comercialmente viables. Los primeros años 80 fueron muy buenos para ellos, haciendo giras por toda Europa al amparo del revivalismo rockabilly, pero realmente vivían de los antiguos éxitos de "Eileen" y "Too much wine" sin aportar nada realmente nuevo. Así las cosas para los años 90 ya estaban totalmente olvidados por lo que muchos de sus componentes van dejando el grupo y Red se vio obligado a recomponer el grupo casi por completo en el año 2000. El disco que salió de esta nueva formación fue "Rockin´ the blues away", que aunque no malo no les pudo devolver a la primera fila en la que estuvieron en los primeros años 80. Sin embargo su tema "Red eyes to Memphis" consiguió llegar de forma sorprendente al número tres de algunas listas radiofónicas locales. Finalmente, en los primeros años del siglo XXI deciden separarse de forma amistosa, muriendo al poco su guitarrista y compositor Richie Ball, y dejando como testamento un libro-disco con todos sus éxitos y su historia. Red sigue cantando en solitario
Músicos: Johnny Red (voz), Richie Ball (guitarra) y Jack Wright (batería).


"Roll on (clickety clack)"