jueves, 6 de enero de 2011

The Teardrops (Detroit, 1952 - 1957)

Hijos de emigrantes sureños, un grupo de chicos se empezó a reunir a principios de los años 50 para cantar doo-wop y bailar imitando a sus adorados Flamingos, aunque su preferencia por las baladas hizo que decidieran bautizarse como The Teardrops (Los Lágrimas), pero que no debemos confundir con el grupo homónimo contemporaneo de du-duá blanco que luego pasó a llamarse The Bachelors. Los que aquí tratamos pronto consiguieron algunas actuaciones en iglesias locales cantando gospel o en bailes haciendo rhythm & blues y sus integrantes utilizaban pomposos nombres para presentarse de uno en uno, en vez del suyo verdadero, siendo así como aparecieron el Rey Carlos, Ala Fons, Sazonadorcito o Pepe Le Moko escondiendo unos mucho más comunes. Buenos chicos, su única meta era escapar de la delincuencia al que su deprimido barrio les tenía abocados, así que pronto ocuparon un edificio abandonado para prácticar canciones con los ecos de sus salones vacios, y beísbol y baloncesto en su patio. Tras unir al conjunto a un pianista del vecindario llamado Maurice Martin, empezaron a actuar en clubs de los que tenían que salirse en los descansos pues no tenían edad legal para estar allí. Pronto empezaron los problemas pues el Rey Carlos (Carl Jones) tuvo que casarse al dejar embaraza a su novia y buscar un trabajo remunerado para alimentar a su familia, así que, paralelamente empezaron a presentarse a diversos concursos en los que ganaron algo de dinero y en los que hacían una puesta en escena que parecía cómica por como entraban, pero que no obedecía a nada ensayado sino a su tremenda timidez. Vestían ahora unos uniformes azules que les había conseguido Martín en la marina, ya que estaba haciendo el servicio militar allí. Fueron contratados como coros por la artista Connie Allen para un concierto en el que debía telonear a Los Spaniels, unos de sus ídolos. Los chicos estaban, una vez más, teriblemente nerviosos y encima se llevaron una bronca de Los Spaniels cuando les vieron maquillándose y acicalándose los tupés, ya que decían que ellos nunca lo habían hecho. Sin embargo no les gustó su actuación y para Los Teardrops aquella noche se derrumbó un mito y dejaron de imitarlos para buscar un estilo propio. Los del modesto sello Prosperity se interesaron por ellos y les grabaron el single de composiciones de Jones "Come back to me" (1953), una balada acompañada por un magnífico tema de rock & roll en la otra cara. El disco tardó en salir por problemas de edición (finalmente lo hizo en la subsidiaria Sampson) y mientras tanto los chicos siguieron cantando en bares de carretera, aunque una vez consiguieron ser teloneros de Los Ravens. Finalmente "Come back to me" salió al mercado con éxito llegando al puesto 40 de las listas nacionales mientras que la rockera "Sweet lovin´ daddy-O" fue castigada a los abismos de las clasificaciones por su explicitamente sexual letra. Increiblemente el único pago que los muchachos recibieron de la compañía fue una copia del disco y tuvieron que volver a los garitos de la carretera durante años y sin futuro hasta que, ya con familias formadas y asfixiados economicamente, se dispersaron. Martin volvió con su banda de adolescencia, pero el resto del grupo aprovechó cualquier oferta de momentos concretos bien remunerados para volver a la música, como cuando, en 1960, hicieron los coros a gente como Martha Reeves o compusieron para Los Fabulous Playboys. Animados por el hecho de ser más apreciados de lo que ellos mismos pensaban, Jones y Pepe Le Moko (Stan Bracely) decidieron formar un nuevo grupo de doo-wop llamado The Mellodees (no confundir con otro grupo de Detroit llamado The Mell-O-Dees) reclutando para completarlo a un ex-miembro de Los Hamptones, entre otros. No es que triunfaran pero no les faltó trabajo como coros para otros artistas, especialmente de la plantilla del sello Motown. Destacada en este campo fue su labor vocal en las grabaciones de Mary Wells, habiéndose cambiado ya el nombre a The Love-Tones. Desgraciadamente, ahora que al fin podía vivir de la música, Jones murió en el transcurso de una pelea de bar, siendo sustituido por un ex-miembro de Los Temptations. Estos Love-Tones, ya claramente dedicados al soul, fueron los coros en algunas grabaciones del gran Marvin Gaye, pero no pudieron adaptarse a los siguientes radicales cambios musicales y se disolvieron alrdedor de 1965. No se volvió a saber de ellos hasta 1990, en que un empresario inglés quiso aprovechar el interés revivalista por el sello Motown y convenció a Bracely de formar unos nuevos Love-Tones con los que recorrer Inglaterra de gira. Este experimento duró lo que esta efímera moda, y Bracely volvió a su trabajo habitual.
Músicos: Carl "King Carlos" Jones (solista), Alfonso "Ala Fons" Wallace, Sam "Little Pepperdini" Scott, Stan "Pepe Le Moko" Bracely, Maurice Martin (piano) y Mike Mitchell (saxo).

"Come back to me".