jueves, 2 de diciembre de 2010

The Ravens (Nueva York, 1946 - 1956)

James Thomas Ricks, al que todos conocían como Ricky, o simplemente como JT, era un adolescente de voz grave al que gustaba cantar a coro con sus familiares mientras recogía algodón en los campos sureños. Hasta tal punto se hizo conocida su profunda voz en la zona de Florida a donde habían emigrado, que la gente de los pueblos vecinos iba a la iglesia casi exclusivamente para oirle cantar espirituales negros. A mediados de los años 40, cuando cumplió la mayoría de edad, emigró a Nueva York y se empleó como camarero en un restaurante de Harlem. En sus ratos libres formó un grupo de rhythm & blues vocal llamado The Melodeers, pero cuando su cantante solista fue fichado por los ya emergentes Ink Spots, el resto de la banda se disolvió. Ricks conoció entonces a un jugador aficionado de beísbol llamado Warren Suttles y decidieron formar un grupo al que llamaron The Ravens (Los Cuervos). Necesitados de un buen solista contactaron con Zeke Puzey, que había ganado un prestigioso concurso de aficionados, y cuando añadieron a otro cantante amateur local, Ollie Jones, la banda estuvo completa. Tras algunas actuaciones en clubs fueron captados por los de discos Hub, que les editaron en seguida el single "Lullaby" (1946), haciendose pronto evidente que la cavernosa voz de Ricky sería la portagonista. Pero la mala distribución convirtió este, y sus posteriores discos en esa casa en un fracaso comercial. Sin embargo ya se ganaron varios fans, algunos de ellos más exaltados de la cuenta, como aquel que se puso a disparar durante una actuación porque tardaban en cantar "Lullaby". Tras actuar en la radio nacional y de teloneros de Nat King Cole se prescindió de Jones (que se fue a formar Los Blenders y luego Los Cues, terminando como compositor del propio Cole) para incorporar a Maithe Marshall, un camarero que tenía cierta experiencia cantando en espectáculos de Broadway. Fueron fichados ahora por discos National, animando un tanto sus ritmos, gracias a la inclusión del piano de Howard Biggs, y consiguiendo cierto éxito con "Ol´ man river" (1947), que llegó al número 10 de las listas de R&B. Curiosamente estuvieron a punto de ser arrestados cuando se dedicaron a lanzar copias de ese single desde el puente sobre el río Hudson. Tuvieron que ponerse a cantar a la policia para que les dejase marchar. Otros escándalos de poca monta, seguramente arreglados (como sus supuestos romances con damas del blues), se sucedieron a la vez que parecían dirigirse inexorablemente a la cima. Su "Write me a letter" llegó al nº 5 de las listas R&B y sacaron muchos discos en muy poco tiempo, viéndose obligados en ocasiones a poner en las caras B, como relleno, a otros grupos principiantes, como los instrumentales 3 Clouds o el Trío de Herman Chittison, y casi copando el mercado del rhythm & blues vocal. Pero en 1948 se les hizo una auditoria a sus no muy claras cuentas, y Suttles y Marshall decidieron quitarse de en medio de forma más que sospechosa. Casí desaparecidos, fueron rapidamente sustituidos, por Joe Medlin y Richie Cannon (este había sido vocalista del Cedric Wallace Trio, de Los Blue Chips y de Los 5 Blue Dots), y silenciado todo el asunto. Medlin se fue pronto para iniciar una triste carrera en solitario, pero por suerte Marshall regresó una vez que los inspectores de hacienda se habían alejado. Bien publicitados y dirigidos todo este asunto perdió importancia y se mantuvieron en la cima de la popularidad, haciendo publicidad, conciertos benéficos y apariciones televisivas. Suttles volvió entonces, siendo despedido Cannon, el cual pasó a formar parte del Trío de Abe Baker y luego inició una carrera en solitario no demasiado afortunada. También se fue Biggs, a formar parte de Los Beavers, siendo sustituido por Bill Sanford, proveniente de Los 4 Vagabonds. Nada más entrar en los años 50 firmaron por Columbia Records y empezaron a derivar lentamente hacía el rock & roll. Una temprana muestra de esto la dió Ricky, quién se unió brevemente como vocalista al sexteto swing de Benny Goodman para grabar el proto-rock & roll "Oh babe" (1951). Sin embargo empezaron una serie de problemas muy serios. En primer lugar los contractuales entre Nacional y Columbia, luego el carácter egoista de Ricky, que obligó a Suttles, Marshall y el eventual Louis Hayward a formar un grupo aparte, The Hi-Hatters, y finalmente la llamada a filas para la guerra de Corea a Puzey que significó el resquebrajamiento temporal de la banda original. Así es, pues, hasta que se licenciara Puzey, verdadero pegamento del grupo, cada uno se fue por un lado: Marshall a formar los fracasados Marshall Brothers (el otro brother, Willis Sanders, formaría después Unos Embers), Suttles formó Los Dreamers (que a veces se acreditaron como Los Boyfriends para hacer los coros a gente como Wini Brown o Arnet Cobb), mientras que Heyward se lanzó a una corta carrera en solitario para finalmente unirse a Los Chestnuts. Sería el único en no volver a Los Ravens pues se emplearía como pincha-discos en Filadelfía. Entre las sustituciones que incorporó Ricky destaca la de Joe Van Loan, un experimentado cantante que ya había estado en el grupo gospel Los Canaanites, en los de rhythm & blues The Bachelors (a veces acreditados como The Joe Van Loan Quartet) y The Songmasters, y en las bandas de jazz de Duke Ellington y el Elmer Snowden Quartet, así como en los mismos Boyfriends (era, además, hermano de uno de Los Dominoes). Los remozados Ravens ficharon por discos Mercury y ahora su estilo ya se podría clasificar claramente como doo-wop, alternando baladas con rock & roll, destacando entre todos sus ya clásicos "Rock me all night long" (1952), que llegó al número 4 de las listas de R&B, y "Come a little bit closer" (1953). Volvió por fin el licenciado del ejército Puzey y, por tanto, su amigo Suttles. Pero aquel ya no se sentía realmente miembro de un grupo cuyo sonido tanto había cambiado, así que les dejó para unirse a Los Dappers y, eventualmente, a Los Ink Spots, siendo sustituido ahora de forma definitiva por Jimmie Steward. Pero Ricky se hacía cada vez más insoportable a sus compañeros, pues no solo les escatimanaba royalties por derechos de composición, sino que aprovechaba cualquier descuido para colar en las caras B de los singles alguna canción suya en solitario. Unidos, los Ravens ficharon al cantante de Los Carols, Tommy Evans, que tenía una voz igual de grave que la famosa de Ricky y este no tuvo más remedio que dejar el grupo. Curiosamente también dejó la banda poco después, y ahora de forma definitiva, el inestable Suttles, siendo sustituido por su reserva habitual Louis Frazier (Suttles se metió a aparcacoches y taxista antes de formar un efímero trío de R&B. Después terminaría como encargado de un bar). Van Loan, mientras tanto, grababa simultaneamente con Los Du Droppers bajo el pseudónimo de Los Dixieaires y, más adelante, con otra efímera banda llamada The Bells (Espero que no os hayais perdido porque aun queda tela). Pero cuando se unió a los Du Droppers como miembro oficial, Ricky volvió al grupo para sustituirle, haciéndo valer sus derechos como socio fundador, solo durante un breve periodo de tiempo. Cuando se desgajó de los Ravens, al fin de forma definitiva, significaba la salida del grupo del último de sus miembros originales y por lo tanto, su disolución. Por problemas contractuales sus últimas grabaciones con el grupo aparecieron acreditadas como de Jimmy Ricks & his Men of Rhythm, entre las que destaca sobremanera "Rockin´ at the record hop" (1956). Ricky inició entonces una carrera en solitario (acompañado de un grupo fantasma llamado The Rickateers o por Los Suburbans) que no tuvo ningún éxito, a pesar de intentos desesperados como hacer un dúo con LaVern Baker, rebautizarse como Mr. Bass, colaborar con Los Cues o pasarse al twist acreditado ahora como Jimmy Ricks & the Raves (entre estos estaban sus antiguos compañeros Van Loan y Steward). A principios de los años 70 se empleó como cantante en la orquesta de Count Bassie hasta su muerte en julio de 1974, con solo 50 años. Al menos tuvo el placer de que se le hiciera un pequeño homenaje unas semanas antes de su muerte, reuniéndose para ello algunos de los Ravens originales. Mientras, de vuelta a los años 50, como los de discos Argo querían fichar lo que pudiera quedar de Los Ravens, Van Loan fichó a algunos de sus amigos en los Du Droppers y mantuvo al pianista Sanford y así es como se formó este primer sucedaneo del grupo. Cuando sus nuevos compañeros también le dejaron solo (de ellos destacar a "Big" Bob Kornegay, que tuvo cierto éxito en solitario con su "The man in the phone booth") cubrió los huecos con sus hermanos. Afortunadamente estos pseudo-ravens, que tenían un sonido horrible, no duraron más que dos años más y Van Loan inició una pésima carrera en solitario acompañado de un misterioso grupo llamado The Parliaments. Para complicar aun más las cosas ¿Os acordaís de Willie Sanders, el fracasado hermano artístico de Marshall? Pues bien, una vez que sus Embers de pacotilla (no eran los originales) fracasaron, formó unos Ravens que grabaron un solo single en 1959. Van Loan se unió entonces a Kornegay y a un ex-miembro del Golden Gate Quartet para formar The Bucaneers, luego rebautizados como The Valiants, Del resto de la banda destacar que Evans tendría serios problemas con el alcohol, pero aun así sería fichado por Los Drifters. A día de hoy el resto de los que han pasado por los verdaderos Ravens, excepto Steward, han muerto a edades avanzadas, el último de ellos Suttles en 2009.
Músicos: Henry Oliver "Ollie" Jones, Maithe "Marshall" Williams, Richie Cannon y Joe Van Loan (tenor), James Thomas "Ricky" Ricks y Tommy Evans (voz bajo), Warren Suttles, Joe Medlin, Louis Heyward y Louis Frazier (barítono), Leonard "Zeke" Puzey y Jimmie Steward (2º tenor), Howard Biggs y Bill Sanford (piano), Terry Gibbs (vibráfono) y Mike "Peanuts" Hucko (clarinete).

"Rock me all night long".

2 comentarios:

sebas dijo...

Ahí me has dado, un sonido de lo mas Cool, gran articulo de nuevo!

Jesus el Rocker dijo...

Gracias Sebas, un abrazo.