domingo, 5 de diciembre de 2010

Jimmy Ward (Dublín, 1938 - Birmingham, 1987)

James Michael Macken nació en la capital de Irlanda y durante su adolescencia ya se sintió cautivado por el ambiente musical que se respira en su famoso barrio de Temple Bar. Sin embargo el folk tracional que se tocaba se le quedaba pequeño ante su creciente entusiasmo por un nuevo ritmo que venía del otro lado del Atlántico, el rock & roll. Rapidamente se hizo con un piano (anque también aprendió a tocar la batería y el saxo) y empezó a imitar sus sencillos acordes básicos e, incluso, a componer algunas cosillas. Cuando su familia decidió trasladarse a Inglaterra él vio la oportunidad real de empezar a ganarse la vida con la música y se trasladó a Londres, ciudad donde ya se había fraguado una muy sólida comunidad rockera, con grupos y solistas que empezaban a despuntar timidamente. Mientras tanto se puso a trabajar en el café 2i´s, uno de los centros neurálgicos de la triunfante comunidad rocker londinense de finales de los años 50 y al que solían acudir sus grandes estrellas: Cliff Richard, Johnny Kid y Tommy Steele. Aquella era una oportunidad que ni pintada y pronto, ante su insistencia, el dueño del local le dejó actuar de vez en cuando delante de sus ídolos, haciéndose llamar ya Jimmy Ward. Pero su habilidad multi-instrumental y su buena voz no compensaban unas canciones planas y faltas de garra, por lo que no les llamó demasiado la atención su trabajo y apenas si le ayudaron en su carrera, excepto con algunos consejos prácticos. Era necesario unirse a alguna banda que le diera experiencia y empaque, así que se incorporó a Los Jets (nada que ver con el grupo rockabilly homónimo de los hermanos Cotton de los años 80 y 90), los cuales necesitaban un batería para un contrato que les habían ofrecido en un club de Hamburgo en junio de 1960. Entonces en Europa Central hacía furor el indorock, un rock & roll primitivo y clásico mezclado con ciertos acordes indonesios de fondo que había nacido en Holanda solo unos meses antes. Adaptándose un poco a ese estilo, Los Jets consiguieron ser la primera banda británica de rock & roll en actuar en Alemania, anticipándose solo en algunas semanas a unos liverpulianos llamados Los Beatles. Cuando estos llegaran organizarían alguna jam session junto a los Jets y a la banda indo-holandesa de Harry Bedrow. El líder indiscutible de Los Jets era Tony Sheridan, pero Ward empezó a abrirse camino cuando se descubrió que también podía tocar el piano, cantar y componer. Por desgracia eran muchos los que querían llevar el peso del grupo y los problemas de carácter llevaron a su disolución solo unos meses más tarde. Ward se unió entonces a un efímero grupo de rockabilly llamado Los Cadillacs, con el que deambuló sin conocer el más mínimo éxito. Entonces Sheridan le reclamó para ayudarle en su nuevo proyecto, debía hacer algunos arreglos y acompañar en algunas piezas para un disco que había conseguido le editaran, y en el que el grupo principal de acompañamiento serían sus viejos amigos Los Beatles pero acreditados ahora todos con el pseudónimo de los Beat Brothers. El single que salió de esta breve asociación, "My Bonnie" (1961), fue un éxito en Gran Bretaña y Alemania y una fuente de inspiración para algunos de los grupos de rockabilly más renombrados de la siguiente década. Sin embargo los Beatles iniciarían su imparable ascenso hacía la inmortalidad, dejando por el camino a Sheridan y a Ward, entre otros, justo después de esta breve experiencia. Sin abandonar Alemania, que a estas alturas era su nueva patria de acogida, se enroló Ward en Glenn Barry & the Thunderbirds en 1962. Tampoco esta banda permaneció en activo mucho tiempo por lo que fue fichado por una de las bandas más famosas de indorock, Los Black Dynamites, necesitados de un nuevo pianista. Pero sucedió que pronto su cantante, Nico Fioole, se marchó a la banda Black Magic (que le necsitaba de urgencia para su gira por España), por lo que Ward se vio ejerciendo sus labores, dándose la curiosa circunstancia de un irlándes cantando acompañado por un grupo integramente asiático. Además se trajó consigo la espectacularidad salvaje de los primeros cantantes del rock & roll, tirándose por el suelo o saltando al público en medio de una actuación, ante el desconcierto de sus más hieráticos compañeros. Cuando Fioole volvió, Ward se enroló entonces en Oety & his Real Rockers, banda mejor y de más animoso indorock, que pronto firmó un contrato con discos Bellaphon, editándoles el buen single "Susi twist" (1963), adaptación a los nuevos bailes de un moda de un tema de los Black Dynamites. Poco después el fundador de la banda, Oety Johannes, les dejó para unirse a Los Swallows, por lo que el resto de los chicos decidió rebautizarse como The Six Tropicals, aunque debido al innegable protagonismo de su nuevo líder y cantante se cambiaron a Jimmy Ward & the Tropicals. Incomprensiblemente, el único single que editaron, "Wo ist my baby" (1964), cantada en alemanglish, se editó acreditado como unicamente por Jimmy Ward. Esto debió molestar al resto del grupo que, poco a poco, empezaron a intentar restar protagonismo a su cantante en beneficio del guitarra solista y sus temas instrumentales. Aun así duraron bastante tiempo juntos y tuvieron mucho éxito en Alemania. Tras su separación, en 1970, la época del rock & roll clásico ya había pasado, por no hablar del hace tiempo olvidado indorock, y Ward se empleó como pincha-discos, se casó con una chica alemana y tuvo un hijo. Tras su lacerante divorcio en 1975 decidió volver a Inglaterra con sus padres, pero murió solo unos años después cuando solo tenía 48 años de edad.
Músicos: Jimmy Ward (voz, piano y batería), Tony Sheridan (guitarra y voz), Rick Hardy y Colin Crawley (guitarra rítmica y voz), Peter Wharton, Alfons van Voortst, Ronny Cortenbach, Ferdy Minderman y Robby Fuchs (bajo), Tony Cavanaugh, Errol Johannes, Jan Patty y Henny Heutink (batería), Dolf de Vries, , Oety Johannes, Jimmy Prins, Frits Galistan, Alex Harmanus, Jimmy "Ernst Manneke" Jaspers y Alex Dinsbach (guitarra), Harry Koster y Jan "Iwan" Cosman (saxo y guitarra) e Iwan Wernet (piano).

"Teen beat slop" (1964), con los Real Rockers.