viernes, 4 de diciembre de 2009

Swamp pop

Johnny Allan

Es un estilo de música que nació en Louisiana a principios de los años 50 cuando algunos jóvenes de la región empezaron a mezclar sus estilos autóctonos cajún y zydeco con algo de hillbilly, dando como resultado un estilo muy parecido al incipiente rock & roll, aunque muy apegado a las estructuras instrumentales y vocales de los ritmos antes mencionados. Así, aunque ya no cantaban en francés, algo tan habitual en los cajúns, aun sus canciones hablaban de temas tradicionales galos (muchas veces solo mal-traducían sus viejos temas) y los instrumentos eran los de antaño, violín, acordeón o tabla de lavar pero mezclados ya con guitarras eléctricas, saxo o piano. El término swamp (fango), hace referencia tanto al pantanoso lugar de origen del estado de Louisiana, como a que se hacía farragoso entender las letras por el acento francés y la música parecía atascada en el lodo del pasado. Así, aunque temas animados y bailables, parecían desaprovechados por la contención de un piano country y por una sección de cuerdas demasiado blues. Conforme el rock & roll fue ganando terreno se fue fusionando con el swamp pop, diferenciándose ahora solo por pequeños matices, pero dando lugar a grandes obras del sub-género, la primera de las cuales y que lo dió a conocer en todo Estados Unidos fue "Later alligator" (1955), de Bobby Charles, con temática adecuadamente pantanosa. Aparecieron a la sombra de Charles muchos más buenos artistas como Warren Storm, Phil Phillips, Johnny Allan, Rod Bernard, Buck Rogers o Joe Barry (muchos de ellos psedónimos que ocultaban su condición criolla para hacerse más comerciales), aunque la mayoría de ellos ya estaban derivando hacía baladas tipo high school, dejando poco a poco atras el swamp. Pero los que hicieron la gran obra maestra del género fueron Cookie & the Cupcakes con su "Mathilda" (1958), considerada por muchos como el auténtico himno, no solo del swamp, sino de Louisiana. Esto dio alas y renovado orgullo al movimiento, con nuevos grupos que cantaban en frenglish y no ocultaban sus raíces folkloricas tales como Bobby Page & the Riff Raffs, Randy & the Rockets o Dale & Grace, los cuales alargaron la agonía a la que estaba sentenciado el género hasta mediados los años 60. Sin embargo, aunque desapareció poco a poco, se exportó a algunos paises de Europa y Japón y dejó bastante influencia en varios artistas del rock & roll como Clarence "Frogman" Henry o Lloyd Price, así como en estilos revivalistas posteriores como el nuevo rock americano. Durante las décadas siguientes quedó sumido en el olvido, excepto por el breve éxito que tuvo su sucedaneo el swamp blues, hasta que en el siglo XXI una inesperada ola de neo-swamps los ha devuelto a la palestra en el sur de Estados Unidos, destacando entre ellos Marc Broussard.


"Mathilda", de Cookie & the Cupcakes.