sábado, 7 de junio de 2008

Hot Rod


Son coches hechos a mano, normalmente a partir de algún auto viejo (los Ford parecen ser muy buenos para esto) con la idea de mejorar el coche original haciéndolo más rápido y espectacular. Las modificaciones más habituales son trucarle el motor, bajarle la altura, reducir su peso quitándole todo lo accesorio (limpiaparabrisas, guardabarros, techo, capó,... esto último para que se vea bien el rutilante motor) y pintarlo de forma llamativa (las llamas son muy recurrentes, pero también los monstruos hasta el punto que durante los años 50 se llamó a esta decoración Monster Hot Rod Art, cuyos mejores artistas fueron Stanley Mouse y Ed Roth). Los resultados son auténticas obras de arte que, en muchas ocasiones, no pasan los controles de homologación de las autoridades de tráfico. A finales de los años 50 se fabricaban para disputar carreras, muchas veces ilegales (drag races), lo que llevó a las autoridades a habilitar pistas más seguras y semi-oficiales en lugares como lagos salados o parajes desiertos. Ahora son más una afición o un negocio (si hay algún desaprensivo que tiene estomago para vender su Hot Rod le puede sacar una verdadera fortuna) que no lleva como fin último el alcanzar mayor velocidad, centrándose los cambios en el aspecto estilístico o custom. A finales de los años 50 y primeros 60 apareció de forma paralela todo un sub-genero de películas sobre hotrodders, en la mayoría de las ocasiones delincuentes juveniles sin cerebro, como es el caso de "The Choppers" (1960) y, como consecuencia del agotamiento de las historias sobre playas en la música surf a partir de 1964, una derivación de este estilo llamado Hot Rod Music que no es sino el mismo género pero con letras que hablan sobre coches y cuyos mejores representantes son Gary Usher, The Four Speeds, Ronny & the Daytonas, The Hondells, The Rip Chords, David Allen & the Arrows, The Hornets, Gene Moles & the Softwinds, The Bats, The Catalinas y The Deuce Coupes, entre otros. A finales del siglo XX y principios del XXI ha habido un repunte de este sucedaneo, pero con la música mucha más acelerada hacía el rockabilly, cuyos más destacados representantes son Eddie & the Backfires, Roundup Boys, Fireball Stevens, Rusty & the Dragstrip Trio, Wailin´ Elroys o Ike & the Capers, por citar algunos.

Los títulos de crédito de la película "Hot rod", posiblemente lo mejor del film.