miércoles, 16 de abril de 2008

Ritchie Valens (Pacoima, 1941 - Clear Lake, 1959)


Ricardo Steven Valenzuela era hijo de unos humildes jornaleros chicanos que trabajaban el campo en los alrededores de Los Angeles. Su padre era un gran amante del blues y del flamenco y ayudó a Ritchie a construirse su primera guitarra aunque el niño prefería la música country y los corridos mejicanos. El chico en seguida mostró grandes aptitudes para el instrumento y ya empezó a tocar en las funciones escolares, derivando pronto su estilo hacia el rock and roll y junto a su grupo, Los Silhouettes (formada por chicanos, negros y japoneses), empezó a ganarse merecida fama en su ciudad como el Little Richard Chicano gracias a un tema propio; "That´s my little Suzie". Atraido por estos comentarios, el presidente de la discográfica Del-Fi, Bob Keane, acudió a verle en una actuación en un cine del Valle de San Fernando. Impresionado, se lo llevó a grabar en su modesto estudio y lo lanzó al mercado con el nombre cambiado que todos conocemos y acompañado por una banda profesional. Aquel primer single "Come on let´s go" (1958) fue todo un éxito local y hoy es todo un mito, pero ni por asomo llegaría a las cotas de su siguiente disco. Así es, Ritchie grabó para la cara A su tema "Donna" dedicado a su novia (una rubia anglosajona con cuya familia tuvo muchos problemas por su condición de chicano) pero para la cara B eligió versionear, a ritmo de rock, el clásico popular mejicano "La Bamba". Keane pensaba que aquello sería un lastre pero se equivocó, cuando el single salió a la venta se convirtió inmediatamente en un éxito nacional, no por el tema principal sino por la cara B, llegando al número dos de las listas de la nación. Mientras tres rápidos singles más salían al mercado, entre ellos la inolvidable balada "We belong together" (1959), se le promocionó dándole la oportunidad de participar en una gira junto a las grandes estrellas del rock and roll del momento: Buddy Holly, Big Bopper, Dion y Frankie Sardo. Pero el tour se hizo muy duro por los infernales trayectos en autobús y por las duras condiciones climatológicas del invernal medio-oeste americano. Tras actuar en Clear Lake el 2 de febrero de 1959, Holly tuvo la idea de alquilar una avioneta para llegar al siguiente destino en mejores condiciones y antes. Ritchie se apuntó al sorteo para subir a la nave (solo cabian tres además del piloto) a pesar de que le tenía pánico a volar y sería su primera vez (siendo niño, restos de un accidente aéreo cayeron sobre su colegio, matando a tres compañeros) porque se encontraba muy resfriado y quería llegar cuanto antes y poder descansar en el hotel. Ganó el sorteo y subió al avión junto al piloto, Holly y Big Bopper en medio de una impresionante nevada. El avión se estrelló solo unas millas después, en medio del campo. No hubo supervivientes aunque Ritchie fue el último en morir, arrastrándose fuera del aparato unos metros, agonizante. Tenía solo 17 años y su carrera había durado solo seis meses, pero en ese tiempo había grabado algunas obras maestras que influyeron de forma decisiva en muchos estilos musicales posteriores. Así, se le considera el padre del sonido tex-mex, del rock latino del que beben gente como Chris Montez o Carlos Santana, e incluso del punk, sí, no os sorprendais tanto, y si no escuchad otra vez "Ooh my head!" de Valens y entendereis mejor lo que os quiero decir.
Músicos: Ritchie Valens (voz y guitarra), Carol Kaye (contrabajo), Earl Palmer (bateria) y Rene Hall.


Chuck Berry presenta a Ritchie a Alan Freed para que este toque "Oh my head" en la película "Go Johnny, go" (1959, las únicas imagenes filmadas que se conservan de él.

No hay comentarios: